jueves

RESEÑA: SAGA GRISHA DE LEIGH BARDUGO







SINOPSIS:

Alina Starkov no espera mucho de la vida. Se quedó huérfana después de la guerra y lo único que tiene en el mundo es a su amigo Mal. A raíz de un ataque que recibe Mal al entrar en La Sombra, una oscuridad antinatural repleta de monstruos que ha aislado el país, Alina revela un poder latente que ni ella misma sabía que tenía. Tras ese episodio, Alina es conducida a la fuerza hasta la corte del rey para ser entrenada como un miembro de los Grisha, un grupo de magos de élite comandado por un individuo misterioso que se hace llamar El Oscuro.



OPINIÓN PERSONAL: AINHOA.

Llevaba tiempo queriendo empezar esta trilogía, me moría de ganas de comprarme los libros y por fin he podido.

 Qué decir, madre mía, me encanta cómo escribe, como Alina te cuenta lo que siente, lo que ve... es muy real, porque a pesar de ser un poco especial ella desconoce la magia, tiene miedo, celos, enfados y muchos más sentimientos con los que te hace sentir lo mismo. Me encanta, te describe todo tan detalladamente que te metes en la historia.

Aunque he de decir que no explica del todo la jerarquía, la magia, la ciencia o los lugares, da por sentado que el lector lo conoce todo, sin embargo con forme vas leyendo lo vas entendiendo o imaginando un poco.

 Me encanta Mal, sabe que es guapo y que vuelve locas a todas, pero no mira con otros ojos a Alina, pues son amigos desde que se criaron juntos en el orfanato. Me hacía sonreír con cada frase, es un tipo gracioso, todo un conquistador. Peeeero, el Oscuro me ponía hasta nerviosa de amor, nada más aparecer se me paró el corazón, antiguo, atractivo, listo y poderoso, además le salva la vida a Alina sin pensarlo. ¿Mal o el Oscuro? Difícil decisión.

¿He dicho que es muy realista? No solo en sentimientos, sino en acciones o situaciones. Es que me encanta, porque es una chica de la calle y obviamente no tiene dinero para un baño, pues Leigh Bardugo no se olvida de detalles como que lleva un año sin bañarse decentemente, de que tiene las uñas sucias, que tiene heridas, granos, es delgada y débil... etc etc. Me gusta leer imperfecciones en los protagonistas, pues eso los hace perfectos para mí, con sus errores y sus deslices.

Todos y cada uno de los personajes son diferentes, están tan bien desarrollados que serías capaz de identificar quién habla sin necesidad de leer el nombre. ¡ESO ME HIPNOTIZA! Me encanta porque los hace humanos, reales. Odio leer libros donde los personajes son idénticos y carecen de personalidad, me gusta diferenciarlos, que cada uno tenga su toque especial e inigualable, y que decir que aquí son perfectos. Me cuesta encontrar un libro donde cada personaje es diferente.  Por cierto, los nombres rusos son preciosos, ese detalle es muy bueno.

El mundo simplemente es espectacular. Puedes ver el mapa en las primeras páginas, pero lo mejor es que Leigh Bardugo ha creado un lugar con normas y magia incomparable. Estoy ansiosa de saber más sobre este gran mundo. Voy a dejar un párrafo que me gustó mucho sobre los amplificadores Grisha:

‹‹El caballo tiene la velocidad. El oso tiene la fuerza. El pájaro la capacidad de volar. Ninguna criatura tiene todos estos dones, y así el mundo se mantiene en equilibrio. Los amplificadores son parte de este equilibrio, y no una forma de trastocarlo; por lo que todo Grisha hará bien en recordar esto o se tendrá que enfrentar a las consecuencias››.

Me gusta la tensión sexual que hay, es como que quieres que se besen de una malita vez, pero cuando yo creo que va a ver un beso, nunca llega, es cuando menos te lo esperas, en el momento menos oportuno. Llegué a gritar de la emoción, esto es muy raro, porque soy muy poco romántica y evito leer libros que son básicamente romance. La verdad que no me esperaba que en esta saga se dejase caer tan pronto el amor. Lo mejor es que no es un amor empalagoso o repetitivo, Alina no piensa solamente en ello, tiene otros problemas como para que su mayor preocupación sea un simple beso. Eso me gusta.

Debo decir que las páginas pasan solas, que todo tiene un ritmo perfecto, pasan los días, las semanas y los meses y todo cambia para Alina, pero ella sigue siendo la misma chica.

Las 100 últimas páginas dan un cambio radical a la historia, todos cambian, los buenos dejan de serlo y los malos no son tan malos como te había hecho creer. Tiene un desenlace que a mí me dejó con el corazón roto, ya que no me esperaba que las circunstancias fuesen tan crueles.

 ¿Soy la única que se moría por saber el verdadero nombre del Oscuro? ¡Yo necesitaba saberlo, pero nunca llega a decirlo!

Bueno, sobra decir que estoy deseando leer la segunda parte, pues tiene un final tan impactante que necesito seguir con esta historia.













OPINIÓN PERSONAL: AINHOA.
Tenía ganas de comenzar con la segunda parte de Grisha. Empieza con calma, contando un resumen del viaje en barco y sobre su nueva vida en Cofton. Pero el Oscuro no les da tregua y no tarda en aparecer.
Me gusta mucho el toque de humor que Leigh Bardugo le da a las conversaciones restándole importancia a las malas situaciones con chistes sobre sí mismos.
He vuelto a sentir esa atracción extraña, ¿Mal o el Oscuro? Mal sigue siendo un encanto, y en esta segunda parte está enamorado de Alina y ella sigue entusiasmada con él (normal) Mal solo tiene ojos para ella. Pero cuando aparece en escena el Oscuro... sigue siendo malo, pero ante todo es educado y tiene ese algo atractivo que me hace suspirar, porque como digo, es malo sí, pero tiene su encanto y es diferente con Alina.
Aparece en un ballenero un pelirrojo de nariz rota vestido como un pirata, bueno... mi tercer hombre, pues los pelirrojos me vuelven loca y este tiene algo diferente, es un corsario llamado Sturmhond (no pude evitar imaginarme a Star Lord -Peter Quill - Chris Pratt en Guardianes de la galaxia) y además su primera aparición es salvar a sus secuaces de Iván y también a nuestra Alina. Ya tiene un punto más y ha entrado de golpe en mi corazoncito.
El Oscuro es más poderoso que nunca y su ambición no cesa. Esta vez no irá detrás de un ciervo blanco para hacer el amplificador más poderoso del mundo, no, esta vez va detrás de un dragón y no le importa lo que pase siempre y cuando consiga ese nuevo amplificador.

«Siento que te estás escapando de entre mis manos, y no sé cómo pararlo».

Alina tiene extrañas alucinaciones, ¿o son realmente? Esto le hace alejarse de Mal y él solo quiere estar con ella. Voy a decir que el romance es muy flojo, todo está en manos de él, pero cuando Alina quiere es demasiado tarde.


«Yo he venido aquí por ti. Tú eres mi bandera. Tú eres mi nación. Pero eso no parece importarte ya».

Mal no se comporta como un adulto, se refugia constantemente en la bebida y ha tomado el mismo rumbo que en el primer libro. Primero aparece en escena, es el chico perfecto. Segundo, se aleja de nuestra protagonista. Tercero, aparece y hay de nuevo tensión amorosa. Cuarto, vuelve a ser el héroe de la historia cuando realmente no hace mucho.  Leigh Bardugo quiere que lo ames, lo odies, dudes y que lo vuelvas a amar. ¡Pero ha hecho la misma jugada en dos libros! ¿Lo hará en el tercero?


«El mundo está cambiando. Si no cambiamos con él, no quedará nada de nosotros para recordarnos, salvo polvo».

He decidido que no me quedo con Mal, ni con el Oscuro, ni con Sturmhond. No. Me quedo con Nikolai, es el mejor de todos, tiene mucha cabeza y lucha por sus ambiciones. Además, dice unas frases fantásticas que me sacan muchas sonrisas.
La que ha dado un cambio radical en su personalidad es Alina, lo hace poco a poco, casi sin darte cuenta hasta que te haces una pregunta: ¿Cuándo se ha vuelto tan prepotente y ambiciosa? Pero no está mal, está todo muy bien enlazado y cada problema tiene su momento.
El libro podía haber terminado muy muy muy interesante. Pero igual que ocurre en el primer libro, Leigh Bardugo lo deja tan bien cerrado y organizado que no necesitas coger el siguiente para matar las ganas de seguir con la historia. Aunque tengo ganas de saber qué ocurre con Alina y pájaro de fuego.












OPINIÓN PERSONAL: AINHOA.


Al empezar a leerlo me ocurrió algo extraño, por un momento pensé que estaba leyendo a Seraphina en el libro Escamas. Me metí tan de lleno en la historia de los santos y sus historias que tardé en darme cuenta de que estaba leyendo Grisha y no Escamas.
Empieza como el primero y el segundo: Mal vuelve a ser el chico idealizado por el que todas suspiran y Alina es la chica frágil que necesita ayuda. El primer capítulo es bastante largo y algo lento. Pero tiene su sentido, no le quitaría ni una sola coma, pues todo encaja perfectamente. Están bajo tierra retenidos por el Apparat, que por cierto,  no me gusta nada, no es que sea malo, pero su obsesión e idealización religiosa me produce desconfianza. Estaba deseando que saliesen a la superficie, que estén encerrados todo el tiempo bajo tierra me produjo claustrofobia.
Hay una conversación entre Genya y el Rey que no me gustó nada, la eliminaría entera. Se supone que ella es una chica con baja autoestima, pues bien, en esa conversación es todo lo contrario, no le quito la razón, pero no me gusta la forma en que dice y hace las cosas.
Los capítulos son demasiado largos hasta para mí, confieso que se me hacen repetidos y predecibles, vamos, que nada me ha cogido por sorpresa. La relación de Mal y Alina me ha cansado, es continuamente lo mismo una y otra vez, ninguno de los dos aprende de los errores, tropezar con la misma piedra me aburrió mucho. ¡Y Leigh Bardugo vuelve a marcase la misma jugada, no me lo puedo creer!
Hasta que no sale Nikolai la historia se me hizo muy lenta. Necesitaba que consiguiesen al pájaro de fuego para que avanzase.
Acabé muy harta de que todos tratasen a Alina como a una Santa. Ella reniega de ese título, pero lo acaba usando a su favor una y otra vez. ¿Desde cuándo están egocéntrica? Su chulería e inmunidad aumentaba en cada página. Hasta se ve como una reina. Sinceramente, prefiero a la chica humilde del primer libro, Leigh Bardugo no ha sabido mantener su personalidad ni sus cualidades más destacables, se podría decir que mató a Alina cuando se enfrenta al Oscuro en el final del segundo libro. Esta nueva Alina solo tiene de ella el nombre, lo demás murió. Y por cierto, mucho presume de su poder, pero cuando llega la acción siempre fracasa porque no es tan buena como ella dice ser.
No termino de conocer a Mal, ¿qué podemos decir de él aparte de que es un rastreador guapísimo? No llega a describir cosas sobre él que realmente merezcan la pena, se ha quedado estancado, no ha avanzado nada desde el primer libro. Sus acciones e historia se repiten continuamente. Y siempre, siempre es el héroe. Es sin duda el personaje que más me ha enfadado y aburrido al mismo tiempo. Muy inmaduro para su edad y su estatus. 

«No reservo mi amistad para gente perfecta».


El Oscuro. Personalmente sale muy poco, da mucho juego, es muy interesante. Lamentablemente solo sale al final de las batallas y acaba siempre de la misma forma. Las visiones de Alina sobre él han sido lo mejor del libro. Mirad, ni no llegan a decir el nombre del Oscuro me da algo. Aunque me esperaba un nombre más... menos común.
Nos encontramos con una chica que tiene su corazón dividido en tres.

«Había renunciado a una parte de mi corazón que jamás regresaría» .

Nadie la había querido cuando era una don nadie, pero al ser la invocadora del sol atrae a los chicos más guapos y poderosos y los tres dicen estar enamorados de verdad. Pamplinas, no creo que la amen por su personalidad, pues es una chica bastante repelente.
El listón de la historia ha decaído en picado. Hay acciones que no llegan a ninguna parte y todo se alarga demasiado.
Baghra me gustó desde el primer instante en Sombra y Hueso, y aquí la hemos conocido un poco más, su historia me encantó. Una pena que no haya sido más larga, porque su pasado podía haberse relatado un poco más.
Tamar y Tolya, mis gemelos fuertes y geniales. Simplemente, me encantan, son los personajes más nobles y leales de todo el libros, fieles 100%. Diferentes y más duros que las piedras.

La historia termina como muy de golpe, resuelven todo muy rápido y se queda todo al aire. Me ha faltado conocer más el final de Nikolai, lo cuenta muy por encima y casi sin importancia. ¿Qué pasa con el Apparat? No lo explica muy bien, tenía mucho papel al principio, pero después desaparece de golpe y al final sale muy poco mencionado. No sé, termina de una forma que me deja a medias, con bastantes interrogantes. 

Me duele en el alma no poder darle las cinco estrellas, pero el comportamiento y actitud decadente de Alina y Mal no me ha dejado disfrutar la historia como de los dos primeros libros. Si no llega a ser por Nikolai me hubiese costado más terminarlo.







RESEÑA: TRILOGÍA GRISHA DE LEIGH BARDUGO
RESEÑA: SOMBRA Y HUESO DE LEIGH BARDUGO
RESEÑA: ASEDIO Y TORMENTA DE LEIGH BARDUGO
RESEÑA: RUINA Y ASCENSO DE LEIGH BARDUGO  
LECTURA, ¿FANTASÍA O PESADILLA?


No hay comentarios:

Publicar un comentario