viernes

RESEÑA: LA CHICA DEL TREN DE PAULA HAWKINS


SINOPSIS:
¿Estabas en el tren de las 8.04? ¿Viste algo sospechoso? Rachel, sí.
Rachel toma siempre el tren de las 8.04 h. Cada mañana lo mismo: el mismo paisaje, las mismas casas y la misma parada en la señal roja.
Son solo unos segundos, pero le permiten observar a una pareja desayunando tranquilamente en su terraza. Siente que los conoce y se inventa unos nombres para ellos: Jess y Jason. Su vida es perfecta, no como la suya. Pero un día ve algo. Sucede muy deprisa, pero es suficiente. ¿Y si Jess y Jason no son tan felices como ella cree? ¿Y si nada es lo que parece?
Tú no la conoces. Ella a ti, sí. 


OPINIÓN PERSONAL: IRUNE.


Extraño, así es el comienzo, no es para nada lo que yo tenía en mente, pensaba que Rachel (la chica del tren y protagonista) sabía quiénes eran los pasajeros del tren que cogía todos los días, no una alcohólica que imaginaba la vida de los dueños del número 15 que dan a las vías del tren. No he sido consciente de cuando me ha enganchado sin poder soltarlo, más que nada porque no estaba muy convencida de que fuera para tanto con esas primeras páginas... Tiene una sencillez en la narración que hace que lo consumas rápidamente. Lo mejor es que está en primera persona, desde varios puntos de vista, por lo que estás en la mente los personajes, sabiendo cuándo mienten y cuándo no.
He pasado varias fases emocionales sobre Rachel, al principio no me caía bien, después cuando vas conociendo sus motivos y sus actos la primera idea que tienes sobre ella desaparece. Lo mismo pasa con Megan, pero al contrario, nada es realmente lo que parece.
Es la primera vez que leo algo contado por un personaje alcohólico, por qué lo hace, cómo necesita la próxima copa, qué le motiva para controlarse... todo me ha parecido muy bien desarrollado, tanto que te hace comprender aún más al personaje, incluso cuando Rachel es débil y necesita una sola gota de alcohol piensas, no lo hagas, no lo hagas... porque sabes que por la mañana siguiente tendrá noticias de Tom.
Personalmente todas tienen un transtorno enfermedad, obsesión... como queráis llamarlo. Rachel es alcohólica, Megan sufre depresión y Ana aparte de mala persona sufre paranoia y obsesión, así lo veo yo. Por desgracia son bastante comunes en la vida real...Es más, creo que puedo decir que las tres de una manera u otra son mujeres maltratadas, física o emocionalmente.
Vas conociendo poco a poco pistas, datos, recuerdos... Y hasta el final no sabes qué es lo que pasó realmente la noche del sábado. Eso me ha encantado, porque quieres saber más y más, por eso no sueltas el libro, necesitas leer las páginas siguientes... El pelirrojo me ha vuelto casi loca, irradia mucha tensión, y más sabiendo que él sabe algo que Rachel no, por lo tanto tú tampoco.
Hacía tiempo que andaba buscando un libro así, y más aún con la mala racha de lectura que he tenido este año. Sin dudarlo pienso repetir con la autora, me ha impresionado la manera de narrar que tiene y la facilidad de hacerte imaginar todo con sencillez en sus palabras, que no es fácil.
¿Realmente es para tanto la fama que ha tenido este libro? Si, lo es, si te gustan las historias con misterio, tensión y algo de investigación te lo recomiendo. Repito que yo al principio no estaba convencida de que me fuese a gustar, porque pensaba que a Rachel se le iba la cabeza, me pasó también con Palmeras en la nieve, expectativas muy altas, pero comienzos lentos, por eso no me gusta dejar los libros a medias. Creo que muchas veces es mejor no tener idealizado un libro sin leerlo, a mi me han decepcionado muchos por eso, por ir con idea y no encontrarla. La chica del tren no es mi idea, pero me ha encantado y me ha sorprendido mucho más de lo que esperaba.


 


OPINIÓN PERSONAL: AVELINA.


He de decir que con forme iba leyendo este libro tenía muy claro cómo iba a ser mi reseña, iba pensando en las cosas que diría que me gustan y las que no, en lo que me parece mal y lo que no, pero con forme iba terminando todo dio un vuelvo de una forma tan radical que todas mis ideas se fueron al traste.
Yo me hice mi propia opinión sobre Rachel, quien asume el papel de "Chica del tren", y no fue para nada buena.
Esta chica se dedicaba a "espiar" digamos, a una pareja que vivía en una casa frente a las vías, y se tomaba la libertad de odiar o de juzgar a los que vivían allí solo por lo que se imaginaba y lo que le había pasado a ella. Su vida es su vida y aunque no fuese buena y feliz no podía juzgar a nadie solo por lo que veía tras un cristal unos minutos en los que el tren estaba parado. O que llegase a obsesioanrse con ello cuando no tenía nada que ver su vida con la de ellos. Al principio la compadecía pero luego llegó a caerme realmente mal y a pensar que por eso está tan sola.
Un recuerdo que no consigue aclarar es la clave de todo esto, pero no la deja a ella en buena situación. Llegué a sentir realmente que todo era culpa de ella, el sufrimiento de Scott, el poco avance de la policía, todo.

"No es mas que una mirona solitaria y desesperada. Solo quiere verse involucrada en algo."

Esa frase la leí y decidí automáticamente incluirla en la reseña porque estaba muy de acuerdo con ella. Y aquí está, porque aunque ahora sea algo diferente, sigo pensando de la misma forma en parte.
Al final, cuando todo se descubre, cuando realmente sabes lo que ocurrió... Te quedas sin palabras. Yo me quedé sin palabras, incluso sin todas esas opiniones que tenía sobre todos los personajes. No te puedes fiar, y en este libro se demuestra muy bien, de nadie. Todas las personas tenemos secretos, todas podemos parecer "normales" a ojos de la sociedad pero en realidad ser unos completos perturbados.
Y lo son, aquí lo son, todos los personajes por diferentes motivos te hacen plantearte si de verdad hay gente que piensa y hace esas cosas. Y la hay, la hay, por eso el libro es tan sumamente alucinante.
Tiene capítulos cortos, se pasan rápido al leer porque además usa un vocabulario bastante ameno a la hora de contar todo lo que pasa. Al principio sí que puede resultar ser algo extraño, puede desconcertar, pero a mí me llegó a enganchar desde el principio. En las primeras páginas ya comienzas a conocer al personaje, sabes lo que le ha pasado y por qué está en esta situación. No solo la de Rachel, si no la de las tres chicas que digamos son las que llevan el hilo de la historia. Sabes lo que piensan y sienten cada una de ellas en sus propias partes que en algunas ocasiones también se teletransportan al pasado. Eso para mí fue emocionante, por ejemplo en el caso de Megan, saber lo que le pasó. Las cosas que hace escapan completamente a mi comprensión, pero curiosamente no llegué a juzgarla tanto como juzgué a Rachel. ¿Por qué? No lo sé. Quizá quién haya leído el libro llegue a entenderme, porque yo no sé especificar el motivo por el que llegué a ese extremo solo con Rachel.
Pasaban las paginas y yo seguía pensando mal de ella, aunque en un punto al final del libro te replanteas si no solo es una víctima, pero no llega a especificar bien qué ocurre. Depende de la persona puedes entender una cosa u otra y en mi opinión siento que todo lo que ella ha causado lo ha hecho por nada. Habrían llegado al mismo punto sin todo eso. Es el primer personaje que me llega a caer tan mal, he tenido otros, pero este desde luego es el mayor.
Los demás personajes no llegan a ese extremo aunque no estoy de acuerdo con la mayoría de cosas que ellas piensan o hacen. El misterio me hizo sospechar de todo el mundo, menos de quien realmente debería haber sospechado. Es alucinante y adoro cuando un libro me deja con la boca abierta, sin palabras.
Este libro es alucinante. Lo recomiendo a todo el mundo, por la historia y por como está contado. Realmente genial. 



https://www.instagram.com/fantasiaopesadilla/  









RESEÑA: LA CHICA DEL TREN DE PAULA HAWKINS

LECTURA, ¿FANTASÍA O PESADILLA?

No hay comentarios:

Publicar un comentario