jueves

RESEÑA: TRANSILVANIA DE MIGUEL CORNEJO


SINOPSIS:
En el año 2013, el paro juvenil azota a España, forzando a los jóvenes al desempleo, a trabajos precarios para los que están sobrecualificados, o al exilio. En medio de este panorama, un joven recién licenciado en Historia del
Arte nos narra su existencia, los problemas que él y sus amigos tienen para encontrar trabajo, y reflexiona sobre su situación y el contexto socio-político que le ha tocado vivir, mientras corre
por las calles de su ciudad, Valladolid, a la que él compara con Transilvania. Las circunstancias le van asfixiando, y su mente se va resintiendo, hasta que un día, su vida dará un vuelco que pondrá en peligro su propia cordura.


OPINIÓN PERSONAL: AINHOA.
Empezaré diciendo que esté libro llegó a mí a raíz de preguntar al escritor por cierto tema en twitter. Me pareció educado y amable, así que decidí comprar el libro y leerlo.
Como persona en paro me compadezco del autor y la razón que tiene de: no tienes experiencia, no nos interesas, pero no tienes experiencia porque no te dejan trabajar y es la pescadilla que se muerde la cola, no tienes uno porque careces de lo otro. Yo ya ni me molesto en echar curriculum cuando piden experiencia superior a dos años, total, ¿para qué gastar un folio cuando sé que ni siquiera lo van a mirar? Lo mismo cuando dice de ir al extranjero, pero no va porque sabe que no va aprender el idioma.
El problema de hoy en día es que los mayores trabajan y los jóvenes están en paro y cada día la situación es peor porque el poco trabajo que hay son de contratos basura o en prácticas.  Se aprovechan de la desesperación y hoy en día se acepta cualquier trabajo, ya sea contrato basura, prácticas o en negro.
Que razón con las ofertas de empleo. Echas el CV en una oferta de alto standing y cuando vas se trata de vender aspiradoras a comisión, ojo porque si no vendes no ganas y a la calle. Pienso igual con los nervios que tienes al echar el CV en una oferta y esperar durante días a que te llamen. Si tienes la suerte te llaman, haces la entrevista con la mejor de tus sonrisas y te dicen: "ya te llamaremos".
También se dice a sí mismo si se equivocó de carrera. No es que se haya equivocado, es que todos los campos de trabajo están igual. Yo conozco a una chica que tiene administrativo, peluquería y ahora empieza a estudiar enfermería, mucho estudiar, ¿para qué? Para gastar dinero en carreras y seguir parado sin ejercer ninguna.
Tiene muchos temas que me parece que está en lo cierto y estoy 99% de acuerdo. Como por ejemplo la anorexia en las modelos, los políticos corruptos, tele basura y otros temas generales. Pero muchas veces se le van las formas y pierda toda la razón, una lástima porque tiene potencial y se le nota que le gusta leer y que escribió a gusto el libro, demasiado a gusto diría yo… Incluso él en cierto modo lo sabe:
Cita del libro. Página 63:
‹‹ ―Y: tienes razón en el fondo, pero te pierden las formas ››.
Es demasiado extremista y radical, si no le gusta algo ese algo es una basura. Yo no escucho música española ni veo cine español, simplemente no me gusta, pero por eso no lo tacho de mierda y digo que todos los que escuchan o ven eso son unos ignorantes, porque no es verdad. Hay demasiados gustos en el mundo, cada uno lee, ve y escucha lo que quiere y no por no tener el mismo gusto que uno mismo los demás son parias y no se les tiene respeto.
El libro es básicamente conversaciones que tiene diariamente con sus amigos. Lo que yo hablo con mis amigas es importante para nosotras, ¿pero a los demás qué les importa? Pasé hojas y hojas sin leer por este tema, no me importa saber qué ocurre en una película, quiénes son los protagonistas, directores o su banda sonora, me da igual porque ya la he visto y sé lo que ocurre. Para eso la vuelvo a ver. Tampoco dice quién dice qué o cómo lo dice, no somos momias, siempre hacemos gestos y eso se puede describir sin cortar la conversación. Quizá debería haber desarrollado más eso y no haberse parado a poner todas las calles de su ciudad, o la música de su Ipod, la marca de alcohol, el libro que lee, el que ha leído o el que piensa leer.
Entiendo que el libro es una forma de quejarse de la sociedad de hoy en día, ¿pero en necesario mencionar cinco grupos musicales y sus mejores canciones en un párrafo? ¿O mencionar el nombre y apellido de tantos famosos y dónde sales o qué dijeron para ser famosos? Yo tampoco soporto Sálvame o Gran Hermano y no por eso hago un libro para quejarme de ello.
Sigo sin comprender a aquellas personas que se han quedado atascadas en los años 70-80 y que dicen que eso la música de esa época y que lo demás es basura. (Ojo que a mí me gusta esa música, pero también me gusta música de esta nueva Era musical). No se puede generalizar tanto.
Las páginas 70, 71, 72 y 73 me parecieron horribles y racistas. Después las 165 y 166.
Puedo darle la razón cuando dice que Alex Ubago hace canciones de primeros amores rotos, pero no cuando habla de temas racistas, sexistas u homófobos, ahí sí que no, se ha luchado mucho por la igualdad, así que no estoy de acuerdo y por eso me quejo. Le leí a mi hermana las páginas racistas y solo por eso ya no lee el libro ni lo recomienda.
He visto, veo y oigo muchas de las cosas que menciona (series, películas, grupos heavys o rock). Se puede decir uno o dos, pero todo el rato… es excesivo y hace que la lectura sea densa y lenta.
A mí me encanta el heavy, mi familia lo es, pero no todo el mundo escucha o ve todo lo que se menciona en el libro, igual ven y hacen todo lo que critica. De hecho tengo una amiga a la que le encanta leer y le he comentado ciertas partes del libro, no lo leerá solo por como habla de lo que a ella le gusta (fan de Alex Ubago, Pablo Alborán y "telenovelas" y muchas más cosas que critica) Una lectora que ha perdido y miles como ella. Como ya he dicho, no todo el mundo piensa como el autor y muchas veces su forma de expresarse puede ser ofensiva y muy muy molesta.
Error, gran error porque me parece que es un libro que está bien redactado y podía haber dado mucho de sí, pero no se ha expresado de la forma correcta. Escribe y se explica muy bien. Su error… escribir cosas feas que está mal pensar y más dejarlas por escrito.
La historia se resume con cuatro palabras: masturbación, alcohol, cigarrillos y música.

Lo apruebo porque lo he leído muy fácil, porque sabe expresarse y creo que el autor tiene potencial para escribir, porque ve las cosas tal y como son y las dice sin tapujos.


CUIDADO, SPOILER.

Las páginas 297 y 298 son… buah… suspendería el libro solamente por esas dos páginas. No entiendo la necesidad de escribirlas ni de ponerlas en la historia. El tema violación es muy sensible y como mujer no veo con buenos ojos que un hombre cuente su historia y te diga lo mucho que ha disfrutado soltando a su bestia interior mientras mantenía sexo no consentido, imaginándose que le pega mientras ella está inconsciente. Muy fuerte, horrible…. de verdad que leer eso me hizo arrepentirme de comprar y leer el libro.





OPINIÓN PERSONAL: CRISTINA.

¡SOLTAD A LA BESTIA!

TRANSILVANIA es mi primera reseña, de hecho este fue el libro que me hizo querer ser parte del blog. Puede que mi compañera Ainhoa fuese educada y aprobase el libro solo porque el autor se explica bien y tiene potencial. Pues bien, yo no lo apruebo, no me importa que fuese educado y se tomase su tiempo en respondernos en twitter, yo voy a juzgar su libro, no su simpatía.
No me gustó el libro, es más, no le di ni 50 páginas. Tuve muy claro que solo por meterse con mi PABLO ALBORÁN estaba suspendido. Scarlett Johansson fue mencionada en un libro por un escritor francés que no pidió su consentimiento ni derechos de imagen y ella lo denunció, ganó el juicio y el autor tuvo que indemnizar.
Madre mía, madre mía… pero, ¿esté chico sabe lo que son los derechos de autor? Es más, no comprendo como le han permitido publicar. Si quitas la música, películas, libros y famosos el libro se debe de quedar en 100 páginas, ¡qué horror! Por no mencionar esas conversaciones de besugos que son pura paja y encima paja de la mala porque no dicen nada.
¡Tiene la osadía de mencionar a Nietzsche! ¿En serio? Cuanta jeta macho… Además ni por asomo su personaje se parece a Hannibal Lecter, ¡sacrilegio! Ah y una cosa más, heavys como este PERSONAJE hacen que los demás tengan mala imagen.


Básicamente con leer los 4 comentarios del autor se puede ver de la pasta que está creada el libro. 





COMENTARIO DEL AUTOR EN LA SECCIÓN DE COMENTARIOS.


RESEÑA: TRANSILVANIA DE MIGUEL CORNEJO.

LECTURA, ¿FANTASÍA O PESADILLA?

8 comentarios:

  1. Buenas:

    Soy Miguel, el autor. Como ya comenté en Twitter, una opinión muy, muy dura, pero justa. No voy a mentir, por muy bien argumentada que esté la crítica, es difícil de tragar. Pero desde el momento en que me decidí a escribir y publicar una novela como Transilvania sabía que iba a recibir comentarios en este estilo. Así que me toca asumir las consecuencias y aguantarme.

    Por otro lado, me gustaría comentar el origen de la novela y lo que he pretendido conseguir con ella. No espero que cambies ni una sola coma de la crítica, ni intentar convencerte a ti o a quien le has mostrado las partes más desagradables de que cambiéis de opinión. Esta respuesta es una forma educada del recurso al pataleo y además es eso que tanto nos gusta a los escritores, escucharnos (o leernos) a nosotros mismos. Tenemos mucho ego.

    Se dan varias circunstancias sobre el origen de Transilvania. Yo tenía ganas de escribir algo sobre mi ciudad, no sabía muy bien el qué. Un día, leí una crítica al libro de fotografías sobre una película legendaria, y la idea me vino como un rayo de inspiración: hacer una historia de argumento similar ambientada en Valladolid. No suelo revelar de qué película hablo para no estropear la sorpresa al lector, pero aquí juega un papel clave. La película es Taxi Driver. Volveré sobre ella.

    Un segundo factor es que me gustan las historias de psicópatas. Me interesan más allá de la ficción. Cuando escribía la novela quería dar respuesta a dos preguntas: ¿pueden las circunstancias romper la estabilidad mental de una persona normal, haciendo que las consecuencias sean impredecibles? Y en caso afirmativo, ¿cuánta predisposición genética tiene dicha persona? La respuesta a la primera es “no necesariamente, pero puede suceder”. Aunque no sea lo mismo, el asesinato de Isabel Carrasco es la prueba: las circunstancias vitales de dos personas aparentemente normales les llevaron al punto de asesinar a una tercera. La segunda pregunta tiene una respuesta más complicada de cuantificar. Pero, volviendo al caso anterior, hay que admitir que un plan tan cuidadosamente elaborado como el que tenían las acusadas, abortado hasta en cinco ocasiones por no darse las circunstancias adecuadas indican una cierta propensión hacia el crimen, que, de haber mantenido buena relación con la señora carrasco, hubieran quedado latentes. Al menos es lo que yo creo, basándome en lo que sé de psicopatía y del caso en cuestión. Dudo que sea la verdad indiscutible.

    Según los estudiosos, los factores principales que determinan la conducta de los psicópatas son la genética y el ambiente. Para la novela, el factor ambiente era muy sencillo de elegir: el de las circunstancias de miles de jóvenes desempleados, situación en la que me encuentro. Dicha elección me ha servido tanto de desahogo personal como una pequeña reivindicación: si bien se está escribiendo sobre la crisis española, no se está haciendo desde el punto de vista de los jóvenes desempleados o forzados a la precariedad y el exilio. Creo que las circunstancias se adecúan a las que hace referencia la primera de las dos preguntas anteriores.

    El factor genético es más difícil de explicar, como ya he dicho. Para ello he construido al personaje principal con todos los defectos que le achacas. No resultaría creíble que un hombre en apariencia bueno pueda convertirse en lo que se convierte al final de la novela sin más. La frase que has señalado es clave: ya te va dando una medida de la auténtica personalidad del protagonista. Es inteligente, tiene nivel académico e intelectual, pero hay algo más detrás, está lleno de una ira que no es capaz de canalizar de forma positiva. Uno de los rasgos del psicópata es su capacidad de guardar las apariencias, de mostrar una fachada agradable bajo la que enterrar los horrores de su personalidad. No en vano un experto en psicópatas, Vicente Garrido, tituló uno de sus libros “El psicópata: un camaleón en la sociedad actual”.

    (No cabe en un mensaje, sigue)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel. Siento que te hayas topado conmigo, lo siento porque cada día me vuelvo más exigente a la hora de leer libros e intento evitar lo que está de moda porque sé que no me va a gustar. Quiero dejarte bien clara una cosa, sabes escribir bien, lo sabes y se nota que te gusta, mi enhorabuena. Has tenido la suerte y el honor de que se publique la novela, creo que hoy en día es más difícil publicar a novatos porque es más rentable traducir algo que ya ha sido un éxito en otro país. Que a mí no me haya entusiasmado la novela no significa nada, habrá a cientos de personas a las que les guste, pero en mi caso he dejado bien claro lo que no me ha gustado. Siempre se tiende a mencionar lo malo, y es cierto que tu personaje está bien creado y que no lo he dicho, pues sí, evoluciona como tú dices y cambia por completo la imagen que tenía creada de él. Pero no ha sido una evolución que a mí me haya gustado, tu personaje es muy radical y extremista, pues bien, yo soy extremista y radical con esos temas, no me gustan ni los veo bien.
      Critiqué el libro "SIN ALIENTO" porque trataba sobre la pederastia, tal vez sea culpa mía por leer cosas que sé desde el principio que no me van a gustar. Pero siempre caigo en la trampa.
      Me alegro de que no estés de acuerdo con las cosas que hace y dice tu personaje, lo has denominado gilipollas y psicópata. Creo que tiene que ser difícil crear un personaje con el que no estás de acuerdo.
      También he de decirte que por muy "traumático" que pueda ser el personaje no es lo que peor he llevado a la hora de leerlo, sino la cantidad de menciones innecesarias. Dices que mencionar de qué trata una película y serie es para ayudar al lector a la hora de saber de qué hablan los personajes, como he digo en la reseña se puede hacer una vez, pero al final resulta ser pesado y yo llegaba a saltarme hojas enteras, cosa que no he hecho nunca. Pude seguir con la historia sin todas esas conversaciones que no llevan a ninguna parte y no aportan realmente nada a la historia, ni si quiera al personaje. No me parece mal que describas la ciudad, una vez, pero lo haces cada vez que el personaje va a correr y como sabrás no corre precisamente poco.
      Muchas de las canciones o grupos que has mencionado en el libro los he escuchado antes, pero ¿crees que alguien que no ha escuchado nunca ese tipo de música se va a meter en Itunes para saber el por qué del éxtasis del personaje al escucharla? No. Igual que no se va a meter en Google Maps a ver los bares o las calles. Cosa que suelen hacer muchos autores cuando los libros están basados en la realidad, y sigue sin gustarme a MÍ, ojo porque puede que a mucha gente le encante leer eso, en mi caso no, por eso prefiero leer libro de mundos paralelos donde no te van a mencionar nada del mundo real, ni marcas, ni música, ni televisión o famosos, nada de nada.
      Pero en fin, siempre digo que cada uno escribe lo qué quiere y cómo quiere, porque este es un mundo libre y hacemos lo que nos gusta, no lo que debe ser correcto o para gustar a otros. Con que te guste a ti debe valer. Luego llega alguien como yo y te quita la ilusión con palabras rudas. Espero no haberte ofendido en ningún momento, solo es una opinión y hay miles y miles. Con esta opinión no pretendía ni ofender ni molestar ni nada de nada, simplemente expresar lo que creo. Ya te dije por e-mail que si no quieres no la pongo en el blog, no tengo ningún inconveniente, si quieres la borro.
      Ahora sí, Miguel, sigue escribiendo, no lo dejes nunca porque es algo muy bonito y creo que se te da muy bien. No hagas mucho caso de lo que te digo, quizás en unos años lo vuelva a leer y resulte que me encanta este tipo de literatura. Mucho ánimo. Y mis más sinceras disculpas si te he molestado.
      Un saludo: Ainhoa.

      Eliminar
    2. Buenas:

      Sólo un par de cosas respecto a tu respuesta. No puedo molestarme con lo que has dicho de mi novela porque, como bien dices, eres extremista y radical con ciertos temas. Me veo reflejado en el comentario. Yo también tengo muy claro lo que me gusta y lo que no, y no me cuesta decirlo. Si no te ha gustado el libro o ciertas partes del libro, no te han gustado y punto. Por mucho que yo pueda dar infinitas explicaciones sobre por qué puse hasta el más mínimo detalle, no voy a hacerte cambiar de opinión (ni lo pretendo). Por eso no me molesta la crítica, aunque sea dura. Es más, yo esperaba (no de ti, ojo) que cuando surgiesen críticas sobre el tema sensible del spoiler, los ataques hacia esas páginas iban a ser ad hominen, y no lo han sido. Por eso no me importa que la reseña quede publicada. Tomo nota del exceso de referencias y calles, porque no es la primera persona que me lo dice y es algo que se puede corregir (otra cosa es que lo consiga). Eso sí, míralo por el lado bueno: no has leído el primer borrador, que era mucho más exhaustivo con las descripciones de calles.

      Y ya que comentas que prefieres los mundos fantásticos, te gustará más una novela que tengo en marcha, pues es del género. Eso sí, hay dos problemas: ahora mismo está atascada, y aunque pretendo volver sobre ella, me he liado con otros proyectos. Un borrador de 76.000 palabras no se abandona así como así, piensa que Transilvania, sin BSO ni agradecimientos, tiene unas 80.800. Sucede que, como no me centro y me salen ideas por las orejas (a veces) no he empezado otro proyecto, sino dos, y para más inri, el otro día me vino un argumento para otra novela que tengo en fase de desarrollo. Soy el caos. El caso es que al menos uno de los siguientes libros que espero publicar será más de tu agrado. De los otros tres, uno no te lo recomiendo nada, si no te ha gustado Transilvania, este menos. Otro es de no ficción y podría interesarte vagamente, siempre y cuando tengas interés en la vida cotidiana de los exiliados españoles. El tercero (el que anda en fase de desarrollo), tampoco creo que sea muy de tu gusto. Sólo espero que al menos algo de lo que escriba te guste :)

      Un saludo.

      Miguel.

      Eliminar
    3. Buenas Miguel.
      Me alegra que comprendas la reseña y la respuesta a tus comentarios.
      76.000 palabras es un gran avance de un libro como para dejarlo atrás, espero que lo termines y si es el de fantasía y te lo publican estaré gustosa de leerlo.
      Mucha suerte y que la fuerza te acompañe.

      Ainhoa.

      Eliminar
  2. Y otra cosa, además de todo esto, el protagonista de por sí es un gilipollas. Si no fuera un psicópata, sería un niñato irritable e irritante. Lo que sucede es que también es un psicópata en potencia.


    Y aquí entra un tercer factor. En las novelas donde aparecen psicópatas nos los presentan directamente como tal. El lector ya sabe que se enfrenta a hechos terribles, pero comprende que quien ha cometido semejantes atrocidades no es alguien en pleno uso de sus facultades, o, por su genética, carece de empatía hacia el resto de la humanidad. Por eso el lector se estremece, pero comprende. Nos parece horrible que Hannibal Lecter diga en El silencio de los corderos (traduzco del original): “Un empelado del censo intentó cuantificarme una vez. Me comí su hígado con habas y una botella de Amarone”. Pero eso explica por qué al personaje se le llama Hannibal el Caníbal. Nos estremecemos, pero asentimos. Por repugnante que sea, es congruente con el tipo de personaje que se nos presenta. Lo que yo decidí hacer es negarle al lector esta información, escondiendo que en realidad no escribo de un chico normal, sino de un psicópata, arriesgándome a que al lector le pase como a ti y encuentre el libro repugnante. En un arranque de ego me creí el abismo que devuelve la mirada a Nietzsche. (Sí, a veces me lo tengo así de creído: no es el mejor rasgo de mi carácter).


    Por eso el personaje tiene actitudes como las que tiene. Presentar a un racista encubierto, soberbio en sus opiniones, que se cree intelectualmente superior al resto por sus gustos y opiniones son rasgos propios de un psicópata. Las cuatro palabras que resumen el libro: masturbación, cigarrillos, alcohol y música contribuyen a la construcción del personaje como un psicópata. Los tres primeros son parte del trastorno obseso-compulsivo del protagonista, recurre a ellos para calmar su ansiedad. (Un psicópata puede ser obseso-compulsivo, pero no todos los obseso-compulsivos son psicópatas). La música, junto al arte, es una forma que tiene el psicópata de expresar sus sensibilidad. De ahí que tenga tanta importancia la descripción de las calles. El protagonista no sólo estudió Historia del Arte, sino que tiene un sentido estético muy desarrollado, por eso se cabrea tanto cuando habla de los horrores arquitectónicos de Valladolid. También me servía de excusa para rendir homenaje a algunos de mis lugares favoritos de la ciudad, dar caña al alcalde y homenajear una de mis series favoritas, The Wire, en la que la ciudad de Baltimore es un personaje más, como yo pretendía que fuera Valladolid en Transilvania.

    Otros aspectos que criticas ya van en gustos, como hablar en detalle sobre series. Aquí se cuela uno de mis defectos personales. Muchas veces hablo de cosas que me gustan a gente que no tiene idea de lo que hablo. Si soy parco en detalles la gente no me entiende. Si soy pródigo en ellos, aburro. Tiendo a sobreexplicarme, como estoy haciendo ahora. Sólo he intentado tener en cuenta a quien no ha visto esas series para que sea capaz de entender lo que suponen para el protagonista. Creo que no he acertado.


    (Y como soy un pesado y tengo caracteres limitados, sigue en un tercer mensaje).

    ResponderEliminar
  3. Voy terminando. Sobre el spoiler que has comentado en la trama, así que quien se haya saltado ese párrafo, que haga lo mismo con éste. Esa escena está ahí como culminación de la transformación del personaje: cae la máscara y emerge su verdadera personalidad, la del depredador sexual. Por eso es tan asquerosa: llegado ese punto, quería que el lector odiase con todas sus fuerzas al protagonista. Al mismo tiempo, sirve para preparar el final, que es en cierto modo el de Taxi Driver. Travis Bickle es un personaje desequilibrado que, al final, acaba matando para hacer el bien. Tanto Iris como sus padres creen que es un héroe, el espectador sabe que no es así. Creo que eso, aplicado a mi novela, hace al personaje más terrorífico de lo que ya es. Lo presento a ojos de un personaje como alguien bueno, mientras el lector asiste horrorizado a la escena. Como lo están los verdaderos amigos del protagonista, que le vuelven la espalda. Lo más duro de todo no es el final, sino algo que me pasó a raíz del mismo. Hablando con un lector sobre la novela me preguntó si eso era una violación. Yo le respondí que lo es, en toda regla. Que todavía haya hombres que duden de esto da una idea de lo mucho que queda por avanzar en ese terreno, y lo que he escrito no contribuye en absoluto a remediarlo. No estoy orgulloso de ello. Quizá debería no haber publicado algo así. Tomara la decisión que tomara iba a tener consecuencias negativas. Me decidí por arriesgar y publicar lo escrito.

    Finalmente, una confesión. He manipulado al lector a mi gusto. Le he hecho creer una cosa para presentarle una distinta, y peor. En ese sentido, he sido bastante cabronazo y lo he hecho de forma consciente. Podría haber dado un tratamiento más amable a la historia, más dramático, podría haberle dado un final feliz. Pero el final no me lo creía ni yo. Sintiéndolo mucho, me apetecía escribir algo con un final trágico. Quería escribir una historia dura, sucia y violenta. Es lo que he hecho. Sé que no es plato del gusto de todo el mundo. Por eso creo que la crítica es dura, pero justa. No se puede agradar a todo el mundo y menos con un protagonista como el que yo describo y las cosas que hace al final.

    Espero que no haya sido aburrido de leer y lo bastante explicativo. También espero no haber quedado como un cabrón con ínfulas que se cree más listo que el resto.

    Un saludo.

    Miguel Cornejo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    Este libro lo tengo visto pero no sabía bien de qué iba.
    Besos y gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  5. Buenas! Me he escandalizado al leer esto.
    De verdad dice tantas salvajadas? No me llama la atención el libro en si pero desde luego ya no lo compro. Puede que lo lea si lo veo en la biblioteca.

    ResponderEliminar