miércoles

RESEÑA: EL GRAN LIBRO DE LAS BRUJAS DE RAFAEL M. MÉRIDA JIMÉNEZ.


SINOPSIS:

Depositarias de saberes ocultos y ancestrales, brujas, hechiceras y hadas fueron protagonistas de importantes pasajes de la vida cotidiana de la Antigüedad, la Edad Media y el mundo moderno.
Odiadas y temidas, marginadas y al tiempo veneradas, estas mujeres y su forma de entender la vida como algo necesariamente libre inquietaron a los podres políticos y religiosos de cada época. Y aunque siempre fueron perseguidas, consiguieron dejar una huella imborrable en la cultura popular occidental que ha llegado hasta nuestros días.


OPINIÓN PERSONAL: AINHOA.

Fue un regalo de una amiga mía para mi cumpleaños, pero no me había animado a leerlo hasta ahora.
Empieza narrando las historias más famosas sobre las brujas de la Era Grecorromana, desde el principio de los tiempo, cuando todos temían a la bruja Hécate, o cuando Medea castigó a Jasón o Circe se enamoró de Ulises.
Cuando los griegos hablaban de brujas hablaban de mujeres fuertes que eran curanderas, filosofas o astrologas, ayudaban a otros o predecían el futuro. Veneradas hasta que se volvían malas porque los hombres de los que estaban enamoradas las traicionaban, entonces ellas se vengaban por su traición y se volvían malvadas y temidas. Pero cuando llegaron los cristianos todo eso cambia, la mujer bruja mantiene relaciones sexuales con el propio Satanás, mata a los niños y se come a sus propios hijos, vuelan en escobas y preparan los venenos más peligrosos que existen a través de invocaciones prohibidas y sacrificios.
La mayoría de las páginas de este libro hablan de un fragmento de un pasaje antiguo y después Rafael nos explica lo qué querían decir. Muchos de estos pasajes son cristianos, es más, puedo decir que muchos de ellos no tienen nada de brujería, podía haber quitado muchos de ellos y no hubiese pasado nada. También hay algunos fragmentos de Homero y Séneca, más interesantes que los bíblicos que se ciñen a otra cosa.
Nos podemos encontrar con historias como la Celestina, Don Quijote y el propio mago Merlín, el cual tiene un capítulo dedicado para él, pero que aparte de decirnos que fue hijo de una virgen y de un demonio o que ayudó a un amigo a suplantar la identidad de un duque... no cuenta nada más de él. Lo justo menciona al rey Arturo y su mesa redonda. Pero se centra más en pasajes cristianos de escritores españoles, tenía un gran tema de magia para explotar, pero Rafael decidió cambiar el hilo del libro.
Es más, voy a decir que muchas veces escribe temas muy interesantes, los cuales deja de narrar y se centra en otra cosa, es como si supiese mucho, pero al mismo tiempo no sabe nada. Hay tablas de brujería o listas de maleficios, pero en vez de contarnos cosas sobre ellas decide hablar de algo diferente.
Me he quedado a medias con el libro, pues la idea es fantástica, pero creo que no ha sabido desarrollarla bien, si le hubiese dado otro enfoque y hubiese alargado más las historias de brujas o sobre la inquisición, habría sido otro libro mucho mejor y más entretenido, y seguro que no hubiese desconectado tantas veces como lo he hecho.

LO MEJOR DEL LIBRO: Son las tablas, los esquemas y los dibujos. Las historias de brujas de la antigua Grecia o alguna real me han encantado.

LO PEOR: la gran cantidad de fragmentos cristianos que no tienen nada de brujería y las largas explicaciones sobre esos mismos fragmentos.

No voy a suspenderlo solo por las listas de brujería, pues son realmente geniales.
















RESEÑA: EL GRAN LIBRO DE LAS BRUJAS DE  RAFAEL M MÉRIDA JIMÉNEZ


LECTURA, ¿FANTASÍA O PESADILLA?

No hay comentarios:

Publicar un comentario